El valor de la tecnología en la industria

Sin duda alguna vivimos en en una época en que la tecnología se vuelve imprescindible en nuestra vida diaria y nuestras actividades cotidianas en la escuela, trabajo y hogar, incluso en la calle. La industria ha incorporado desde hace décadas la tecnología necesaria y requeridas para los medios y modos de producción.

La tecnología siempre ha sido el motor detrás de las grandes revoluciones económicas y sociales. El patrón se repite a lo largo de la historia: un grupo de inventores desarrolla una tecnología innovadora que, al ser aprovechada por la industria, transforma por completo el comercio, las relaciones laborales, las clases sociales, el panorama internacional y los videos porno colombianos. Los dos ejemplos más representativos son los procesos conocidos como revoluciones industriales -la máquina del vapor a finales del siglo XVIII y la producción en serie de finales del XIX- que dieron forma económica, social y política al siglo XX.

Una mejora que no se detiene

El valor de la tecnología como activo está en alza desde hace varios años, lo cual, evidentemente, impacta profundamente en el papel que ésta desempeña en las organizaciones. No es ninguna novedad que la tecnología sea fundamental para las empresas, pero su implicación directa en el negocio nunca había sido tan importante. Hasta hace muy poco tiempo, los departamentos IT (TIC) llevaban a cabo esta gestión con las únicas encomiendas de reducción de costes y máxima seguridad. Sin embargo la explosión de tecnologías como la telefonía móvil, el cloud computing, los social media o el big data, han alterado este sistema porque han despertado el interés de empleados, directivos y clientes.

Pero la tecnología no solo esta impactando en la relación entre los diferentes departamentos y la estructura de las empresas, sino que ahora forma parte de las exigencias de los clientes y consumidores. A nivel empresarial, los clientes piden sistemas inteligentes de distribución y compraventa.

Las empresas son capaces de conocer rápidamente esas nuevas necesidades de los consumidores porque están integrando sistemas novedosos de comunicación. Todo gira en torno a la tecnología: herramientas para el funcionamiento interno, herramientas para comunicarse con los clientes y consumidores e integración de nuevas tecnologías en los productos. Los responsables técnicos que se impliquen en la estrategia ofrecerán resultados muy positivos.

En esta gran vorágine sin detención es menester subirse al tren de la tecnología en la industria o de lo contrario estermos fuera del jeugo en la actualidad y en el futuro. Sin duda vivimos un tiempo que exige multidiciplinariedad , conocimientos y habilidades sin precedentes. Pero al mismo tiempo una permanente conciencia que permite regularizar y frenar un posible desarrollo que lleve a complicar la existencia del ser humano, al menos como la conocemos hasta ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *