Innovaciones industriales que cambiaron el mundo

Hace veinte años, la idea de escuchar una canción en cualquier otra cosa que no fuera un CD, cassette o LP habría parecido fantasiosa. Sin embargo, desde la música hasta la medicina y los viajes en avión, pasando por la banca, en los últimos 100 años y más de 100 años hemos visto un sinfín de innovaciones que han transformado nuestra forma de vivir y trabajar. Vamos a echar un vistazo a algunos de los avances industriales más significativos del mundo.

El coche Ford T

En octubre de 1908, el primer Ford Modelo T fue construido en Detroit, Michigan, revolucionando la industria automotriz y cambiando el mundo para siempre. Por primera vez en la historia, la propiedad de un vehículo motorizado se volvió asequible y transformó la forma en que la gente se movía por pueblos y ciudades. Capaz de viajar 25 millas en un galón de gasolina, el Modelo T tenía una velocidad máxima de 45 mph.

En 1914, con la producción en serie en pleno apogeo, se construyeron 308.162 coches y en 1924 el precio del modelo T cayó a sólo 260 dólares. En 1927, después de la producción de más de 15 millones de modelos, la producción del coche finalmente terminó, con Ford centrando su atención en su nuevo modelo A.

El descubrimiento de la penicilina

Antes de la penicilina, muchas infecciones y enfermedades -desde la sífilis hasta la gangrena y la fiebre reumática- eran asesinas intratables. Un arañazo aparentemente inocuo podría llevar a una infección grave, a veces mortal.

Al darse cuenta de que el moho podría combatir las bacterias dañinas, el descubrimiento de la penicilina por parte del científico escocés Alexander Fleming en el otoño de 1928 anunció un nuevo campo de la medicina: los antibióticos. Investigaciones posteriores de los científicos Ernst Chain y Howard Florey desarrollaron el trabajo de Fleming e hicieron posible la producción de penicilina en forma de medicamento.

El poder nuclear

En junio de 1954, la ciudad de Obninsk en la URSS hizo historia cuando su central nuclear se convirtió en la primera ciudad del mundo en conectarse a una red eléctrica. Hoy en día, los reactores de energía nuclear suministran el 16 por ciento de la electricidad del planeta, según las Naciones Unidas. Para sus partidarios, las centrales nucleares como la de Sellafield, en el Reino Unido (en la foto), ofrecen una solución limpia y rentable a los combustibles fósiles.

Para sus detractores, las catástrofes de Fukushima en 2011 y de Chernóbil en 1986 ponen de relieve lo peligrosa que puede ser la energía nuclear.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *