revolucion-industrial

La influencia de la Revolución Industrial en la sociedad

Los medios de producción (fábricas, máquinas, capitales, etc.) son de  propiedad privada, lo cual condiciona la nueva división social (superación de la sociedad estamental). Los poseedores de los medios de producción se convierten en la burguesía capitalista, lo que antiguamente era la nobleza. Quieren ordenar la sociedad y la economía según los ideales del liberalismo. De este modo, el motor de la economía es la iniciativa individual, que se mueve legítimamente por la investigación del beneficio. Por otro lado, aquellos que tienen que vender su fuerza de trabajo a cambio de un salario para poder vivir: el proletariado.

Con la ley de la oferta y la demanda, la disparidad de intereses de cada individuo se regula en el mercado, que siempre tiende al equilibrio por sí solo. Los poderes públicos no tienen que intervenir en el sistema económico, y tienen que garantizar el orden público y la libre competencia. La libre concurrencia al mercado y la obtención del beneficio mueven al incremento de la producción y a la reducción de costes mediante:

  • La mecanización y la renovación tecnológica.
  • La reducción de costes laborales.
  • El incremento de la productividad.

La clase obrera tenía unas condiciones de vida y laborales poco agradables:

  1. Jornadas laborales agotadoras, de 11, 12 o más horas.
  2. Carencia de medidas de seguridad e higiene en el trabajo. Índice muy elevado de siniestralidad y de enfermedades laborales.
  3. Inexistencia de días festivos o de descanso a lo largo del año.
  4. Trabajo infantil (a partir de 6 o 7 años)
  5. Salarios bajísimos.
  6. Disciplina laboral muy dura, que incluye castigos físicos.
  7. Sin cobertura médica de ningún tipo.
  8. Sin derecho a la jubilación o a la cobertura del paro.
  9. Sin derecho a la baja por enfermedad o por maternidad.
  10. Sin garantías contractuales (despido libre).
  11. Sin derechos de asociación ni de representación.
  12. La mecanización y la renovación tecnológica.
  13. La reducción de costes laborales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *